Oración de San Ambrosio

Señor mío Jesucristo, yo pecador indigno, confiando en tu misericordia y 
bondad, vengo a tomar parte en este Banquete Santísimo del Altar.

Reconozco que tanto mi corazón como mi mente están manchados con muchos 
pecados; y, que mi cuerpo y mi lengua no han sido guardados cuidadosamente. 
Por lo cual, Dios adorable, yo miserable pecador, en medio de tantas angustias 
y peligros, recurro a Ti que eres fuente de misericordia, ya que me es imposible 
excusarme ante tu mirada de Juez irritado. Deseo vivamente obtener tu perdón, 
ya que eres mi Redentor y Salvador.

A Ti Señor presento mis debilidades y pecados para que me perdones. 
Reconozco que Te he ofendido frecuentemente. Por eso me humillo y me 
arrepiento y espero en tu misericordia infinita.

Olvida mis culpas y no me castigues como merecen mis pecados. Perdóname, 
Tú que eres la misma bondad.  

Amén.