Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción  con 
que os recibió vuestra Santísima Madre,  con el espíritu y fervor de los Santos.

Amén.