Destruir la familia es destruir la sociedad
15 de enero de 2024

Estructura Social: 

¿Saben ustedes por qué la destrucción de la familia termina siendo la destrucción de la sociedad? Este un proceso en el que estamos inmersos desde hace décadas y que trae consecuencias más graves de las que muchos piensan. No hay que ser ilusos, ni buenistas. Se lo cuento brevemente, siguiendo y explicando lo dicho por el sociólogo estadounidense Carle C. Zimmerman.
 
La Historia enseña que toda civilización fuerte y sana tiene en la base toda una estructura de familias que se hacen depositarias de una fe y de unos valores que reciben de sus mayores y que pasan a sus niños y jóvenes. Estas son las que podríamos llamar familias depositarias, para las cuales lo más importante es la transmisión de la fe.

La destrucción de la familia interesa a muchos poderosos, que aparentan ser salvadores de la humanidad

Solo tradición

Sucede que con el progreso material las sociedades se van acomodando y los progresos morales y espirituales que vienen de la fe y valores, transmitidos hasta entonces por las familias depositarias van relajándose.

Se pasa entonces a lo que podemos llamar familias tradicionales, estas son aquellas que valoran la fe y los valores como parte de una tradición que va estando más muerta que viva. Las familias no tienen ya la fe como lo más importante que han recibido y transmitido sino como algo bonito y bueno que está ahí. Se quedan solo en transmitir tradiciones, pero ya no la fe que las sustenta.

¿Les suena el vacío de contenido que hay hoy en las celebraciones de Navidad o Semana Santa? ¿Y aquellos que van a la Iglesia solamente a ponerse la ceniza, a tomar el ramo o a ver salir la procesión, simplemente porque es tradición?

«

Entonces la familia no es ya la base fuerte de la sociedad, que sostiene las grandes civilizaciones y progresos.

De familia tradicional a atomista

La cosa no termina aquí. Al acomodarse mas aún las familias pasan de ser tradicionales a ser atomistas. En esta tercera etapa, al haber recibido meras tradiciones muertas y vacías, carentes de sentido, en sus miembros surge la necesidad de dejar atrás esas enseñanzas y de crear un nuevo sistema de valores y una nueva fe en la que cada individuo es el propio «dios de su existencia».

Lógicamente las consecuencias de esto son que la libertad y el derecho individual de cada uno prima sobre las obligaciones y los deberes con la propia familia para mantenerla unida, sana y fuerte. Ya no se transmite nada, simplemente cada uno vive como quiere para tener bienestar individual. Son como átomos. Desaparece lo que llaman «familia tradicional» y se abre el camino a decir que a cualquier modelo de convivencia humana hay que llamarlo familia, siendo un fascista el que no piensa así. La tradición ya no importa, la fe mucho menos, y las personas se hacen egoístas, más escépticas, van estando cada vez más dañadas y se van quedando cada vez más solas, porque la familia ya no es lugar seguro al que volver y encontrar amparo, afecto y seguridad.

 

Camino a la destrucción

Entonces la familia no es ya la base fuerte de la sociedad, que sostiene las grandes civilizaciones y progresos. Aquí aparecerá el Estado presentándose como el garante de la libertad individual, tratando de ser el sustituto de las familias para proteger a las personas. Los individuos solos y llenos de traumas son fácilmente manejables por los ideólogos de los estados y aceptan más fácilmente sus consignas, aunque estas sean destructoras de la vida y la convivencia. Por eso, la destrucción de la familia interesa a muchos poderosos, que aparentan ser salvadores de la humanidad y ocupar el lugar de Dios.
 
Así, la destrucción de la familia va minando poco a poco a la sociedad, y la consecuencia última que puede esperarse es la caída de la civilización y el reemplazo por otras sociedades que sí sean depositarias de una fe y valores. Quizás ya no una fe y unos valores que respeten la integridad de la persona humana y la pongan a esta en el centro de todo.

«nos toca cuidar el depósito de la fe, vivirlo y compartirlo con quien quiera escuchar»

Volver a las raices

San Juan Pablo II no se cansaba de repetir la llamada a Europa a ser ella misma y volver a sus raíces para salvar la civilización. Vivimos tiempos en los que, como hizo san Benito, nos toca cuidar el depósito de la fe, vivirlo y compartirlo con quien quiera escuchar, aunque a nuestro alrededor vayan creciendo la barbarie moral y la anarquía espiritual. Hagamos que nuestras familias y nuestras parroquias no sean tradicionales sino depositarias de la fe. La historia nos enseña también que Dios vence siempre, y una y otra vez permite que un pequeño resto de personas conserve y vaya adelante con el tesoro recibido de su parte. A contracorriente y sin miedo.

por PATXI BRONCHALO
El DEbate 22/09/2022

Otros artículos de Expertos

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

Urge `maternizar` esta sociedad…

Urge `maternizar` esta sociedad…

Orgullo de madre "Urge maternizar esta sociedad tan erosionada, y solo pueden hacerlo las mujeres" es en reclamo de María Calvo Charro, profesora universitaria e investigadora, quien no rehúye el debate y habla con claridad en sus intervenciones y escritos,...

Los cuatro jinetes del apocalipsis humano

Los cuatro jinetes del apocalipsis humano

Dos tipos de felicidad El reconocido médico psiquiatra Enrique Rojas cuenta que hay "dos tipos de felicidad. Por un lado, la puntual: los felices sueños, el feliz fin de semana, las felices navidades… y, por otro, la estructural, que es suma y compendio de la vida...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.