«Cada Santa Misa, escuchada con devoción, produce en nuestras almas efectos maravillosos, abundantes gracias espirituales y materiales que, nosotros mismos,  no sabemos….¡Es más fácil que la tierra exista sin el sol que sin el Santo Sacrificio de la Misa!»