Situación actual

No sólo en el terreno profesional o académico, sino también en nuestras vidas personales nos esforzamos por realizar las cosas a un grado tal que nos provoca un  gran estrés, emocional y físico.
No queremos decir con esto que debemos evitar esos esfuerzos y no poner entusiasmo y el deseo de adquirir – de más o de menos – el éxito.

El gran error que cometemos es confiar únicamente en nuestra propia capacidad y no depositar nuestra confianza en Dios.

Hace un tiempo nos encontramos nuevamente con un amigo de muchos años quien nos platicaba que se había propuesto desarrollar toda actividad con verdadero profesionalismo, pero llegó el momento en que, queriendo ser “el mejor en todo”, comenzó a padecer de un estrés emocional tan grande que
psicológicamente casi se desequilibra. Él me decía que recordaba su infancia cuando solo se preocupaba por jugar y por tener con  quién hacerlo, andar en bicicleta o ver la televisión. En esa etapa, su vida era de una paz y tranquilidad absoluta.

Con el paso del tiempo, terminó diciendo mi amigo, al ver que se había estresado tanto emocionalmente, se hizo dos preguntas claves: ¿Cuál es el resultado de
querer ser “Don perfecto”? y, segundo: ¿Qué bien me ha traído ver la vida de la manera como quise vivirla? Sus conclusiones fueron que le vino una crisis emocional generalizada, asunto que en la actualidad ya no solo afecta a los adultos, sino a niños y jóvenes por igual.

Conclusión

Nosotros debemos pensar que nuestro corazón ansíe la felicidad para la que Dios nos creó y que no consiste en ser el mejor del mundo, sino en convertirse en la mejor versión de nuestra vida particular, para entregarse al bien de otras personas y, sobre todo, para abandonarse por completo a Él, que es nuestro Creador, de donde venimos y a donde debemos volver. En efecto, la meta más clara que debemos proponernos en vida es la del Cielo. Por ella debemos trabajar, libres de ansiedades y temores..

Otras Reflexiones Cristianas

«Yo he venido a traer fuego a la tierra»

«Yo he venido a traer fuego a la tierra»

En el Capítulo 12, Versículo 49, del Evangelio de San Lucas leemos lo que Nuestro Señor Jesucristo dijo: “Yo he venido a traer fuego a la Tierra”. Muchos exégetas (las personas que interpretan o exponen un escrito) han opinado que estas palabras se referían al fuego...

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Elogio del silencio

Elogio del silencio

En medio del bullicio de nuestro tiempo, son muchas las personas que sienten la necesidad de liberarse de su ruidoso ajetreo y encontrar la tranquilidad. A otros, en cambio, el silencio les resulta arduo y penoso. El silencio es más, mucho más que la simple ausencia...

Los siete sacramentos

Los siete sacramentos

Los sacramentos son signos eficaces de la Gracia. La Gracia santificante es una disposición e stable y sobrenatural que perfecciona al alma para hacerla capaz de vivir con Dios. Los siete sacramentos corresponden a todas las etapas y a todos los momentos importantes...

Un discurso de graduación

Un discurso de graduación

Los católicos estamos obligados a no apoyar nunca la muerte de bebés inocentes dentro del vientre materno, en ningún momento del embarazo de la madre (como se ha mencionado varias veces, nos referimos específicamente al aborto inducido o provocado). Ninguna persona de...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.