La fe como camino

A Santo Tomás de Aquino se le atribuye la siguiente frase: “Para una persona con fe, ninguna explicación es necesaria. Para una persona sin fe, ninguna explicación es posible”. Es un resumen del artículo 5, la respuesta a la objeción 1 de la Suma (II-II).

La fe es un camino que se recorre a lo largo de nuestra existencia, un camino en donde no podemos detenernos, ni mucho menos retroceder. Es un camino que siempre va hacia adelante, con tropiezos y caídas, pero también con la experiencia de que Dios siempre nos está animando, “pues Su fragilidad nos ha fortalecido”, escribe San Pablo.

En este caminar hay una sutil referencia al misterio de la conversión que se produce cuando el hombre tiene un encuentro personal con Dios. Él nos permite pensar a la luz de la novedad absoluta del Evangelio y también nos permite cambiar nuestra vida, por Su gracia. El camino que se comienza a recorrer es una imagen del misterio de la fe, en el que pudieron existir distracciones, desviaciones y caídas provocadas por la debilidad y la condición pecadora de los
humanos.

Además, estamos expuestos al mal; el tentador (es decir, Satanás) nos adula, nos engaña y nos hace dudar del amor de Dios. Pero la luz de la fe nos ayuda a ser pacientes con nuestras miserias y a no dudar del amor de Dios, mirando el signo que el Señor nos ha ofrecido en Su Hijo.

Adoremos y reconozcamos, con el don de la fe, el misterio de Dios que se ha hecho visible en la pequeñez, la fragilidad y la sencillez del niño Jesús en el pesebre de Belén.

Conclusión

Junto con la Fe, debemos ser personas de oración y ejercer la caridad. Orar, aunque “no nos nazca”, o en ocasiones sintamos que aparentemente es inútil, nos sirve para estar en constante comunión con “ese Niño frágil”, al adorarlo, bendecirlo y glorificarlo.

A través de la Caridad, le estamos mostrando también nuestro agradecimiento. La caridad comienza con uno mismo. Es necesario decirlo: si no nos amamos a nosotros mismos, ¿cómo podremos amar a los demás? Amar a Dios, amarnos a nosotros y amar al que está a nuestro lado – e inclusive al que está
más distante. Amar a nuestro cónyuge, a nuestros hijos, padres y hermanos, así como a todos los seres humanos, es el mayor acto de caridad.

La caridad no solo se ejerce – aunque es muy importante – dando dinero al que lo necesita. También se lleva a cabo socorriendo sus necesidades, acompañando al que está solo o abandonado, dando ánimo y apoyo moral y emocional al que más lo necesita. Igualmente, se demuestra tomando en consideración los sentimientos del esposo o de la esposa, prestando atención y cuidando de los hijos, apoyando al hermano, obedeciendo y respetando a nuestros padres… hay muchas maneras.

Otras Reflexiones Cristianas

Un discurso de graduación

Un discurso de graduación

Los católicos estamos obligados a no apoyar nunca la muerte de bebés inocentes dentro del vientre materno, en ningún momento del embarazo de la madre (como se ha mencionado varias veces, nos referimos específicamente al aborto inducido o provocado). Ninguna persona de...

El relativismo de nuestros tiempos

El relativismo de nuestros tiempos

Nuevamente abordamos el tema de nuestros tiempos actuales, tan “progresista” y de tantas “libertades”. Algunos católicos se encuentran en una delicada situación, pero básicamente – se mencionó anteriormente – debido al miedo que tenemos porque se nos puede sancionar,...

El Cristianismo como fenómeno

El Cristianismo como fenómeno

Un famoso escritor francés de inicios del Siglo XIX escribió una formidable obra llamada “El Genio del Cristianismo”. Haciendo una síntesis de esa obra, se nos da a conocer que nunca, en ningún hecho de la civilización – filosofía, doctrina, Leyes, descubrimientos...

El bien genera felicidad

El bien genera felicidad

Los enemigos de Cristo cortan las cabezas que piensan. Los enemigos de Cristo silencian las voces sinceras. Los enemigos de Cristo se dejan llevar por las pasiones. Los enemigos de Cristo comercian con las conciencias. Los enemigos de Cristo están peleados con la...

A la mujer que sufre

A la mujer que sufre

Me han dicho que sufres, y que sufres mucho. Que sabías que había dolor en el mundo, pero nunca pensaste que a ti te alcanzaría … ¡y en qué forma! Quisiera llegar a tu Corazón, mujer que sufres. En cualquier parte del mundo existe el dolor y a ti, sea del lugar que...

¿Es la sacristía un lugar sagrado?

¿Es la sacristía un lugar sagrado?

Anexo de la iglesia, la sacristía es el lugar de conservación de los vasos sagrados y los ornamentos litúrgicos. Sacerdotes y monaguillos se preparan allí para misas y celebraciones La sacristía es una estancia anexa a la iglesia, con la que comunica. Su carácter es...

África Católica

África Católica

Nigeria y Kenia son los países con más porcentaje de católicos que son practicantes. Nigeria y Kenia son los dos países del mundo donde los que se consideran católicos acuden con más frecuencia a Misa. Es decir, los países africanos son donde más católicos...

Consumismo y silencio de la verdad

Consumismo y silencio de la verdad

En nuestra “cultura” de hoy hemos aceptado la idea de consumir todo, de tener distracciones que nos impiden ver las cosas valiosas de la vida y todo lo que nos anestesia para evitar que proclamemos sin miedo la Verdad que Cristo predicó (hemos entrecomillado a...

El orgullo destruye, la humildad construye

El orgullo destruye, la humildad construye

El orgullo destruye las relaciones. Aparece de muchas maneras diferentes, como la crítica, la competencia, la terquedad y la superficialidad. El problema con el orgullo es que te engañas a ti mismo. Todos los demás pueden verlo en nosotros menos nosotros. Cuando...

Las parábolas de Jesús.

Las parábolas de Jesús.

Con frecuencia, Nuestro Señor Jesucristo hablaba en parábolas para ilustrar a fondo Sus divinas palabras. Las parábolas son familiares para muchas personas, aunque no todas son correctamente entendibles. Las parábolas que Cristo dirigía a todas las personas eran...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.