Definición de prudencia

Iniciamos este tema con una bella frase: “Madre del amor hermoso, derrama una rayo de prudencia sobre nosotros”.

La prudencia es fruto de la caridad y la humildad. Hemos repasado algunos temas que gustosamente hemos compartido con ustedes y entre ellos encontramos lo relacionado con la ternura, el modo de expresarnos y el buen trato, lo que indudablemente también está ligado a la prudencia.

Es bastante común que no lo seamos cuando estamos dando una opinión, o cuando estamos hablando con alguna o varias personas. Es mucho más probable que, después de ello, recapacitemos y reconozcamos que hemos cometido una falla que nos demerita.

No en balde alguien escribió por ahí que debemos de pensar antes de decir las cosas. Sin duda, algo muy difícil de lograr porque nos reconocemos como seres imperfectos y falibles; sin embargo, eso no debe ser un pretexto para dejar de ser prudentes.

Consecuencias de la imprudencia

Si alguien nos confía un secreto muy íntimo, lo más prudente es no dárselo a conocer a otras personas.

Las acciones y las palabras imprudentes suelen herir a otras personas y, en algunos casos, crean en ellas una gran antipatía e inclusive cierto rencor hacia nosotros y entonces, así como debemos ofrecer una humilde disculpa por nuestros desaciertos, igualmente esperamos que se nos otorgue el perdón.

Obviamente, también en nuestras acciones diarias debe caber la prudencia. Este modo de ser y de actuar forma parte de muchos valores que desafortunadamente se han perdido porque no hemos sabido transmitirlos a las generaciones actuales y futuras. En cierta ocasión un jovencito nos dijo que los valores eran cosas del pasado. ¿Realmente? Es cien por ciento seguro que sus padres no se preocuparon por ello.

Hay que repetirlo, no es fácil ser prudentes, pero debemos tratar de “pulir” nuestro modo de decir las cosas, en función a la caridad.

Otras Reflexiones Cristianas

«Yo he venido a traer fuego a la tierra»

«Yo he venido a traer fuego a la tierra»

En el Capítulo 12, Versículo 49, del Evangelio de San Lucas leemos lo que Nuestro Señor Jesucristo dijo: “Yo he venido a traer fuego a la Tierra”. Muchos exégetas (las personas que interpretan o exponen un escrito) han opinado que estas palabras se referían al fuego...

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Elogio del silencio

Elogio del silencio

En medio del bullicio de nuestro tiempo, son muchas las personas que sienten la necesidad de liberarse de su ruidoso ajetreo y encontrar la tranquilidad. A otros, en cambio, el silencio les resulta arduo y penoso. El silencio es más, mucho más que la simple ausencia...

Los siete sacramentos

Los siete sacramentos

Los sacramentos son signos eficaces de la Gracia. La Gracia santificante es una disposición e stable y sobrenatural que perfecciona al alma para hacerla capaz de vivir con Dios. Los siete sacramentos corresponden a todas las etapas y a todos los momentos importantes...

Un discurso de graduación

Un discurso de graduación

Los católicos estamos obligados a no apoyar nunca la muerte de bebés inocentes dentro del vientre materno, en ningún momento del embarazo de la madre (como se ha mencionado varias veces, nos referimos específicamente al aborto inducido o provocado). Ninguna persona de...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.