Los caminos de la vida
29 de junio de 2024

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer.

Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor.

Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio. Es decir, la capacidad que tenemos para escoger el bien o el mal, o para para aceptar a Dios o rechazarlo.

Durante el transcurso de una existencia, corta o larga, solemos caminar por esos senderos que nos parecen insondables y que, por un lado, a derecha e izquierda encontramos flores maravillosas con perfumes exquisitos y, por otro lado, zarzas y espinas.

En ocasiones, adelante se nos presentan caminos bifurcados que, en un momento dado, no sabemos escoger. Sin embargo, hay señales que nos indican que unos son caminos peligros que nos pueden conducir a caer en barrancos negros y profundos, pero igualmente hay señales que nos indican que hay otros caminos que podemos recorrer sin temor y con la certeza de que nos pueden llevar a una feliz meta.

Algunos seres se encuentran en cierta etapa de su caminar con un compañero o una compañera a la que se unirán en matrimonio y procrearán una familia. Como esposos, seguramente les enseñarán a sus hijos que también ellos tienen que aprender a caminar por los caminos de la vida. Los acompañarán durante cierto trayecto y después tendrán que dejarlos solos en su propio caminar. 

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer.

Desafortunadamente, puede suceder que él o ella decidan caminar por esos senderos alejados el uno del otro, o simplemente abandonan el camino que durante un tiempo recorrieron juntos y ahora cada quien ha tomado un distinto sendero. Es aquí donde se equivocaron de ruta, como lo indicábamos líneas arriba.

Para finalizar (aunque como siempre este tema es inagotable) citemos lo que nos dice San Pablo en su Epístola a los Filipenses

(Capitulo Tres): “Cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo, pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y fijándome en lo que está adelante”, para luego agregar: “Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer.  Así que sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo”.

Mientras Dios no disponga de otra cosa, sigamos caminando.

Otras Reflexiones Cristianas

«Yo he venido a traer fuego a la tierra»

«Yo he venido a traer fuego a la tierra»

En el Capítulo 12, Versículo 49, del Evangelio de San Lucas leemos lo que Nuestro Señor Jesucristo dijo: “Yo he venido a traer fuego a la Tierra”. Muchos exégetas (las personas que interpretan o exponen un escrito) han opinado que estas palabras se referían al fuego...

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Elogio del silencio

Elogio del silencio

En medio del bullicio de nuestro tiempo, son muchas las personas que sienten la necesidad de liberarse de su ruidoso ajetreo y encontrar la tranquilidad. A otros, en cambio, el silencio les resulta arduo y penoso. El silencio es más, mucho más que la simple ausencia...

Los siete sacramentos

Los siete sacramentos

Los sacramentos son signos eficaces de la Gracia. La Gracia santificante es una disposición e stable y sobrenatural que perfecciona al alma para hacerla capaz de vivir con Dios. Los siete sacramentos corresponden a todas las etapas y a todos los momentos importantes...

Un discurso de graduación

Un discurso de graduación

Los católicos estamos obligados a no apoyar nunca la muerte de bebés inocentes dentro del vientre materno, en ningún momento del embarazo de la madre (como se ha mencionado varias veces, nos referimos específicamente al aborto inducido o provocado). Ninguna persona de...

El relativismo de nuestros tiempos

El relativismo de nuestros tiempos

Nuevamente abordamos el tema de nuestros tiempos actuales, tan “progresista” y de tantas “libertades”. Algunos católicos se encuentran en una delicada situación, pero básicamente – se mencionó anteriormente – debido al miedo que tenemos porque se nos puede sancionar,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.