«Yo he venido a traer fuego a la tierra»
6 de julio de 2024

En el Capítulo 12, Versículo 49, del Evangelio de San Lucas leemos lo que Nuestro Señor Jesucristo dijo: “Yo he venido a traer fuego a la Tierra”.

Muchos exégetas (las personas que interpretan o exponen un escrito) han opinado que estas palabras se referían al fuego de Su Amor.

Tiene bastante sentido llamar a Su amor con el término “fuego”, mismo que enciende e ilumina todo aquello que estaba apagado o que se movía entre densas tinieblas.

Dom Berenguer (un famoso escritor y religioso que vivió en el siglo XIX) nos dice que “el Corazón de un cristiano no está hecho de frío ni es indiferente; al contrario, debe ser afectuoso y devoto”.

En este mes estamos celebrando precisamente al Sagrado Corazón de Jesús, de donde emana en abundancia ese Fuego para colocar al Hombre en una nueva dimensión, no solamente material, sino espiritual.

Nuestro Señor quiere que encendamos ese fuego amando a Dios y al prójimo, por medio del “fuego de la caridad”. Por eso citamos líneas arriba, que nuestro corazón no debe ser ni frío ni indiferente ante el sufrimiento ajeno.

Nuestro corazón no debe de ser ni frío ni indiferente ante el sufrimiento ajeno 

En el trato diario con las personas que nos rodean, sobre todo nuestros seres queridos,  ¿solemos ser gentiles, amables y, especialmente bondadosos? ¿O se nos hace más fácil mostrar siempre una cara de enojo y tratar con descortesía … y desamor … al “otro”?

Es precisamente Nuestro Señor Jesucristo que nos dice: “Sé bondadoso en tus obras, en tus palabras, en tus gestos y ademanes y en tu Mirada. Deja traslucir Mi bondad mediante juicios benévolos, en tu caridad, en tus obras buenas” (del librito ”La Fuente de la Salvación”).

Muchas cosas nos distraen en este mundo; muchas veces nos enfrascamos más en adquirir fama y riquezas – riquezas materiales que no nos vamos a llevar (se dijo en una ocasión) cuando termine nuestra peregrinación en este mundo.

El conocimiento de todo esto nos permite alimentar en nosotros el amor a Dios y a nuestro projimo…  y es el amor el que alimenta Su fuego.

Para practicar todo lo que se acaba de escribir, necesitamos antes que nada “obedecer la Voz de Dios” y prestar atención a nuestra conciencia. Leamos con frecuencia las Sagradas Escrituras (especialmente los Evangelios) y las vidas de los santos. Oremos y meditemos también. Todo ello en beneficio de nuestro propio bien, de los que nos rodean (y aun de lo se encuentran distantes) y pidamos al Espíritu Santo que encienda en nosotros el Fuego de Su Amor, tal y como lo leimos en una oración.

Otras Reflexiones Cristianas

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Ninguna persona, desde la creación del Mundo, ha pedido nacer. Eso es un don y un regalo que Dios nos da por simple Amor. Pero, como se ha mencionado en pasados temas, a cada uno de Sus criaturas les ha dado también otro regalo, el de la libertad, o el libre albedrio....

Elogio del silencio

Elogio del silencio

En medio del bullicio de nuestro tiempo, son muchas las personas que sienten la necesidad de liberarse de su ruidoso ajetreo y encontrar la tranquilidad. A otros, en cambio, el silencio les resulta arduo y penoso. El silencio es más, mucho más que la simple ausencia...

Los siete sacramentos

Los siete sacramentos

Los sacramentos son signos eficaces de la Gracia. La Gracia santificante es una disposición e stable y sobrenatural que perfecciona al alma para hacerla capaz de vivir con Dios. Los siete sacramentos corresponden a todas las etapas y a todos los momentos importantes...

Un discurso de graduación

Un discurso de graduación

Los católicos estamos obligados a no apoyar nunca la muerte de bebés inocentes dentro del vientre materno, en ningún momento del embarazo de la madre (como se ha mencionado varias veces, nos referimos específicamente al aborto inducido o provocado). Ninguna persona de...

El relativismo de nuestros tiempos

El relativismo de nuestros tiempos

Nuevamente abordamos el tema de nuestros tiempos actuales, tan “progresista” y de tantas “libertades”. Algunos católicos se encuentran en una delicada situación, pero básicamente – se mencionó anteriormente – debido al miedo que tenemos porque se nos puede sancionar,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.