¿Importa a alguien que seamos éticos?
Gerardo Ferrara - Expertos - ETWN

Importancia de la ética

La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y confiabilidad. Y es precisamente en esto «sobreentendido» donde radica la importancia de la ética.

Todos estamos de acuerdo con que la vida en sociedad resulta conveniente, igual nadie refuta la necesidad de mantener una sana convivencia y procurar la solidaridad y la confiabilidad para que la vida en sociedad sea posible.

Por ejemplo, esperamos recibir asistencia médica oportuna y eficaz, entrar a un supermercado y encontrar lo que necesitamos. Pero sobre todo deseamos regresar sanos y salvos a casa, nadie desea ser robado, violado o asesinado camino a casa. En el plano afectivo no es diferente, no hay nada más valioso que contar con la lealtad y el respeto de las personas que amamos.

«La cuestión es que las elecciones que hacemos tienen consecuencias tanto para nosotros como para los demás y, al ser libres para elegir, somos responsables por cada uno de nuestros actos»

La ética tiene todo que ver con las decisiones que tomamos

Todos en algún momento nos preguntamos por qué suceden cosas malas en nuestro mundo. Cosas como engaño, traición, violencia, guerras, esclavitud, pobreza, contaminación, etcétera. Pues bien, estas cosas no suceden por casualidad. Son el resultado de la toma de decisiones.

En un mundo de infinitas posibilidades es normal que, minuto a minuto, tengamos que enfrentarnos a elecciones que pueden afectar la calidad de nuestras vidas. La cuestión es que las elecciones que hacemos tienen consecuencias tanto para nosotros como para los demás y, al ser libres para elegir, somos responsables por cada uno de nuestros actos.

Ahora bien, es gracias a la ética que tomamos decisiones que generan impactos positivos y nos alejan de resultados injustos. Porque la ética es lo que nos guía a hacer lo correcto, decir la verdad, cumplir nuestras promesas o ayudar a alguien que lo necesita. Precisamente, son las decisiones éticas que tomamos las que hacen el mundo un mejor lugar.

Banner a Definir 300 x 1050 px
¿QUIERES COLABORAR CON EXPERTOS EWTN?

Si quieres apoyar la difusión de la verdad y la defensa de principios y valores, postúlate como VOLUNTARIO para participar como Columnista Experto. Completa el sigiente formulario con todos tus datos.

«

Sin un referente ético la sociedad cae irremediablemente en el caos.

Tomar mejores decisiones

La lucha del bien contra el mal o los buenos contra los malos es la idea central más usada en las distintas narrativas. No debería sorprender que la misma lucha prevalezca en todos los ámbitos y entornos sociales, pero como comportamiento ético y no ético.

La inhumanidad es una realidad que forma parte de nuestro día a día. Como ya decía Camus «un hombre sin ética es una bestia salvaje suelta en este mundo». Sabemos que las personas pueden robar, mentir, matar, no hacer lo que dicen que harán, actuar de manera irresponsable y así sucesivamente. Pero la mayor parte del tiempo no somos conscientes de esta verdad.

Muchos comportamientos poco éticos se deben a que las personas hacen excepciones especiales para sí mismas. El problema es que si todos hiciéramos lo que se nos diera la gana sería muy difícil salir adelante en la vida. Y, probablemente, nadie tendría una buena vida, porque nadie se aguanta las payasadas de otros por mucho tiempo.

Es un hecho que sin ética la sociedad sería un lugar miserable. De ahí la importancia de la ética para aprender a tomar mejores decisiones. Después de todo, nunca debemos olvidar que existimos a través de nuestras interacciones sociales con los demás.

Principios éticos

El fundamento de la ética es el carácter. Esto es, la suma de cualidades que nos definen: virtudes, ideas, motivos, intenciones o amores. Una de las cosas que nos hace humanos y únicos es nuestra libertad para determinar cómo actuaremos. Por tanto, lo único que nos impide caer al abismo somos nosotros mismos: nuestra elección de hacer lo contrario.

Decidimos qué debemos hacer y qué no usando principios éticos. Por consiguiente, los principios y valores éticos son una de las necesidades humanas básicas. Sin embargo, no se trata simplemente de saber. Aristóteles enfatizó que la virtud es práctica y que el propósito de la ética es volverse bueno.

En pocas palabras, la ética no se trata únicamente de entender nuestra conducta filosóficamente, sino también de mejorar la forma en que vivimos. Cuando somos éticos ayudamos a mejorar la sociedad, nuestras vidas y las de las personas que amamos. Al respecto, siempre es bueno recordar las palabras de Epicteto:

«Al ser éticos definimos quiénes somos como individuos y como sociedad.»

La importancia de la ética

La ética es un sistema de principios y valores que nos ayuda a diferenciar lo debido de lo indebido, lo correcto de lo incorrecto, lo bueno de lo malo. Principios que guían nuestro comportamiento a lo largo del camino de la vida, para hacer del mundo un mejor lugar a través de las decisiones que tomamos.

Precisamente, la importancia de la ética la encontramos en la creación de un sentido de lo correcto y lo incorrecto en nuestras vidas, para llevar una vida más justa y más plena, ya sea a nivel personal o profesional.

Es un hecho que necesitamos la ética para lograr una sociedad cooperativa. Somos egoístas y constantemente creamos conflictos que deben ser resueltos. Por esta razón, llegamos a acuerdos con nuestros semejantes sobre la manera como debemos comportarnos, estableciendo normas, reglas, costumbres y leyes, de modo que nuestra existencia nos resulte más satisfactoria y menos traumática.

Mientras no logremos superar la maldad y el egoísmo inherente a la naturaleza humana, las personas necesitaremos de la ética para mantenernos unidos y funcionar como sociedad. De hecho, la ética es ineludible: ¿Podemos imaginar una sociedad en la que no existan reglas, normas, leyes, códigos de conducta, formas de evaluar lo que es deseable o saludable y lo indeseable o dañino?

por Constanza Gonzales – La casa de la ética .com

El primer y más importante campo de la filosofía es la aplicación de principios como «No mientas». Luego vienen las pruebas, como por qué no debemos mentir. El tercer campo apoya y articula las pruebas, preguntando, por ejemplo, «¿Cómo lo pruebas? ¿Qué es exactamente una prueba, qué es la inferencia lógica, qué es la contradicción, qué es la verdad, qué es la falsedad?» Por lo tanto, el tercer campo es necesario debido al segundo y el segundo debido al primero. Sin embargo, el más importante, el que debería ocupar la mayor parte de nuestro tiempo, es el primero. Pero hacemos todo lo contrario. Estamos preocupados por el tercer campo y le prestamos toda nuestra atención, pasando por alto el primero por completo. El resultado es que mentimos, pero no tenemos ninguna dificultad para demostrar por qué no deberíamos.

— Epicteto, El arte de vivir: el manual clásico sobre la virtud, la felicidad y la eficacia

Otros artículos de Expertos

Persiguiendo la falsa felicidad

Persiguiendo la falsa felicidad

Reflección en Nueva York: Hace pocos días tuve la oportunidad de estar en Nueva York, una ciudad única por su inmenso entramado de rascacielos algunos de ellos tan icónicos que, seguro que los has visto una y otra vez en las películas, sus emblemáticos espectáculos de...

La información, un negocio que no sirve a la verdad

La información, un negocio que no sirve a la verdad

Su verdad Algunos medios de comunicación no describen la realidad tal cual es, sino que confeccionan e imponen una realidad: La que ellos cuentan. Esa realidad basta con que sea novedosa y sensacionalista. Resulta indiferente que sea verdadera. Esto acarrea funestas...

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Mi hermano Gilbert Una editorial universitaria, Ediciones More, acaba de publicar por primera vez en español un libro de indudable interés para todos los admiradores de Gilbert Keith Chesterton, del que se cumplen 150 años de su nacimiento. Fue un libro escrito por su...

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.

 

Familia y Valores
Gerardo Ferrara - Expertos - ETWN

El papel que toca desempeñar

Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia.

Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo techo y entender la importancia de la manutención, cuidados y educación de todos sus miembros, pero descubrir la raíz que hace a la familia el lugar ideal para forjar los valores, es una meta alcanzable y necesaria para lograr un modo de vida más humano, que posteriormente se transmitirá naturalmente a la sociedad entera…

El valor de la familia va más allá de los encuentros habituales e ineludibles, los momentos de alegría y la solución a los problemas que cotidianamente se enfrentan. El valor nace y se desarrolla cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia, procurando el bienestar, desarrollo y felicidad de todos los demás.

«el valor de la familia se basa fundamentalmente en la presencia física, mental y espiritual de las personas en el hogar»

Amar y predicar con el ejemplo

Formar y llevar a la familia en un camino de superación constante no es una tarea fácil. Las exigencias de la vida actual pueden dificultar la colaboración e interacción porque ambos padres trabajan, pero eso no lo hace imposible, por tanto, es necesario dar orden y prioridad a todas nuestras obligaciones y aprender a vivir con ellas. Debemos olvidar que cada miembro cumple con una tarea específica y un tanto aislada de los demás: papá o mama trabajan para sostener el hogar, papa y mamá cuida hijos y mantiene la casa en buen estado, los hijos estudian y deben obedecer las normas de la casa.

Es necesario reflexionar que el valor de la familia se basa fundamentalmente en la presencia física, mental y espiritual de las personas en el hogar, con disponibilidad al diálogo y a la convivencia, haciendo un esfuerzo por cultivar los valores en la persona misma, y así estar en condiciones de transmitirlos y enseñarlos. En un ambiente de alegría toda fatiga y esfuerzo se aligeran, lo que hace ver la responsabilidad no como una carga, sino como una entrega gustosa en beneficio de nuestros seres más queridos y cercanos.

Lo primero que debemos resolver en una familia es el egoísmo: mi tiempo, mi trabajo, mi diversión, mis gustos, mi descanso… si todos esperan comprensión y cuidados ¿quién tendrá la iniciativa de servir a los demás? Si papá llega y se acomoda como sultán, mamá se encierra en su habitación, o en definitiva ninguno de los dos está disponible, no se puede pretender que los hijos entiendan que deben ayudar, conversar y compartir tiempo con los demás.

Banner a Definir 300 x 1050 px
¿QUIERES COLABORAR CON EXPERTOS EWTN?

Si quieres apoyar la difusión de la verdad y la defensa de principios y valores, postúlate como VOLUNTARIO para participar como Columnista Experto. Completa el sigiente formulario con todos tus datos.

«

En casa todos son importantes, no existen logros pequeños, nadie es mejor o superior.

Claro que habrá diferencias

La generosidad nos hace superar el cansancio para escuchar esos problemas de niños (o jóvenes) que para los adultos tienen poco importancia; dedicar un tiempo especial para jugar, conversar o salir de paseo con todos el fin de semana; la salida a cenar o al cine cada mes con el cónyuge… La unión familiar no se plasma en una fotografía, se va tejiendo todos los días con pequeños detalles de cariño y atención, sólo así demostramos un auténtico interés por cada una de las personas que viven con nosotros.

Otra idea fundamental es que en casa todos son importantes, no existen logros pequeños, nadie es mejor o superior. Se valora el esfuerzo y dedicación puestos en el trabajo, el estudio y la ayuda en casa, más que la perfección de los resultados obtenidos; se tiene el empeño por servir a quien haga falta, para que aprenda y mejore; participamos de las alegrías y fracasos, del mismo modo como lo haríamos con un amigo… Saberse apreciado, respetado y comprendido, favorece a la autoestima, mejora la convivencia y fomenta el espíritu de servicio.

Sería utópico pensar que la convivencia cotidiana estuviera exenta de diferencias, desacuerdos y pequeñas discusiones. La solución no está en demostrar quien manda o tiene la razón, sino en mostrar que somos comprensivos y tenemos autodominio para controlar los disgustos y el mal genio, en vez de entrar en una discusión donde por lo general nadie queda del todo convencido. Todo conflicto cuyo resultado es desfavorable para cualquiera de las partes, disminuye la comunicación y la convivencia, hasta que poco a poco la alegría se va alejando del hogar.

La acción de los padres

Es importante recalcar que los valores se viven en casa y se transmiten a los demás como una forma natural de vida, es decir, dando ejemplo. Para esto es fundamental la acción de los padres, pero los niños y jóvenes -con ese sentido común tan característico- pueden dar verdaderas lecciones de cómo vivirlos en los más mínimos detalles.

En una reunión pasó un pequeño de tres o cuatro años de edad frente a un familiar adulto, después de saludarle en dos ocasiones y no recibir respuesta, se dirigió a su madre y le preguntó: «¿Por qué tío (…) no me contestó cuándo le saludé?» La respuesta pudo ser cualquiera, así como los motivos para no recibir respuesta, pero imaginemos el desconcierto del niño al ver como las personas pueden comportarse de una manera muy distinta a como se vive en casa. Se nota que está aprendiendo a cultivar la amistad, a ser sociable y educado, seguramente después de este incidente le enseñarán a ser comprensivo…

Por otra parte, muchas son las familias que han encontrado en la religión y en las prácticas de piedad, una guía y un soporte para elevar su calidad de vida, ahí se forma la conciencia para vivir los valores humanos de cara a Dios y en servicio de los semejantes. Por tanto, en la fe se encuentra un motivo más elevado para formar, cuidar y proteger a la familia.

«los valores humanos no se compran, se viven «

¿Como saber si se están cultivando los valores?

Aunque son los padres quienes tienen la responsabilidad en la formación y educación de los hijos, estos últimos no quedan exentos. Los jóvenes solteros, y aún los niños, compartes esa misma responsabilidad pues en este camino todos necesitamos ayuda para ser mejores personas. Actualmente triunfan aquellos que se distinguen por su capacidad de trabajo, responsabilidad, confianza, empatía, sociabilidad, comprensión, solidaridad, etc. etc., valores que se aprenden en casa y se perfeccionan a lo largo de la vida según la experiencia y la intención personal de mejorar.

Pensemos que todo a nuestro alrededor cambiaría y la relaciones serían más cordiales si los seres humanos se preocuparan por cultivar los valores en familia. Cada miembro, según su edad y circunstancias personales sería un verdadero ejemplo, un líder en el ramo, capaz de comprender y enseñar a los demás la importancia y trascendencia que tiene para sus vidas la vivencia de los valores, los buenos hábitos y las costumbres.

Para que una familia sea feliz no hace falta calcular el número de personas necesarias e indispensables para lograrlo, mientras en ella todos participen de los mismos intereses, compartan gustos y aficiones y se interesen unos por otros.

Podríamos preguntarnos ¿cómo saber si en mi familia se están cultivando los valores? Si todos dedican parte de su tiempo para estar en casa y disfrutar de la compañía de los demás, buscando conversación, convivencia y cariño, dejando las preocupaciones y el egoísmo a un lado, sin lugar a dudas la respuesta es afirmativa.

Toda familia unida es feliz sin importar la posición económica, los valores humanos no se compran, se viven y se otorgan como el regalo más preciado que podemos dar. No existe la familia perfecta, pero si aquellas que luchan y se esfuerzan por lograrlo.

por ENCUENTRA martes, febrero 13 2024

Otros artículos de Expertos

Persiguiendo la falsa felicidad

Persiguiendo la falsa felicidad

Reflección en Nueva York: Hace pocos días tuve la oportunidad de estar en Nueva York, una ciudad única por su inmenso entramado de rascacielos algunos de ellos tan icónicos que, seguro que los has visto una y otra vez en las películas, sus emblemáticos espectáculos de...

La información, un negocio que no sirve a la verdad

La información, un negocio que no sirve a la verdad

Su verdad Algunos medios de comunicación no describen la realidad tal cual es, sino que confeccionan e imponen una realidad: La que ellos cuentan. Esa realidad basta con que sea novedosa y sensacionalista. Resulta indiferente que sea verdadera. Esto acarrea funestas...

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Mi hermano Gilbert Una editorial universitaria, Ediciones More, acaba de publicar por primera vez en español un libro de indudable interés para todos los admiradores de Gilbert Keith Chesterton, del que se cumplen 150 años de su nacimiento. Fue un libro escrito por su...

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.

 

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos
Gerardo Ferrara - Expertos - ETWN

Transmitir la Fe

Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población española se declara atea, agnóstica o indiferente, y del 55,1 % que afirma ser católico –un 23,8 % menos que hace apenas 20 años–, solo la mitad se confiesa practicante. Frente a esta encrucijada, ¿existe la fórmula del éxito?
«Si quieres transmitir la fe a tus hijos has de dejar de preocuparte por la fe de tus hijos… y preocuparte por la tuya», asegura el director del Colegio Abat Oliba Spínola, Jordi Cabanes, en el episodio más reciente de El Efecto Avestruz, el programa de entrevistas de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). El también historiador y profesor defiende que la transmisión de la fe se apoya en tres pilares: el amor, la coherencia y la amistad.

«Si quieres transmitir la fe a tus hijos has de dejar de preocuparte por la fe de tus hijos… y preocuparte por la tuya»

Amar y predicar con el ejemplo

Sobre el primer aspecto, Cabanes plantea un punto de partida: «Para transmitir la fe a tus hijos has de quererles», lo que se concreta en que no vale la pena aplicar fórmulas. «Un padre –compara– es como un torero: primero estudia al toro y luego actúa de un modo u otro según las querencias del animal».

El segundo punto clave es la coherencia: «Los hijos aprenden un poco –muy poco–de lo que dices, algo más de lo que haces… pero sobre todo aprenden de aquello a lo que das la vida». En esta línea, Cabanes plantea que «si predicas una cosa y haces otra, te acabará pasando factura», pero que esto no es lo mismo que predicar algo y no ser capaz de estar a la altura pero reconocerlo y seguir luchando. «Al revés –asegura–; lo que los hijos no soportan no es que te equivoques, sino que mientas respecto a tus errores».

 
Por último, Cabanes destaca que es fundamental que los padres tengan amigos que también sean católicos. «Lo que hacen los hijos es triangular: llega un momento en el que no aceptan que sus padres digan cosas verdaderas, y si entonces ven a amigos de sus padres con una experiencia similar, pueden triangular y sacar su propia conclusión», explica, y cita el conocido proverbio africano de que «se necesita una tribu para educar a un niño».
Banner a Definir 300 x 1050 px
¿QUIERES COLABORAR CON EXPERTOS EWTN?

Si quieres apoyar la difusión de la verdad y la defensa de principios y valores, postúlate como VOLUNTARIO para participar como Columnista Experto. Completa el sigiente formulario con todos tus datos.

«

Los tiempos que corren exigen cierta protección pero la vida cristiana exige difusión.

Momentos clave

El profesor distingue, además, dos momentos diferenciados en la transmisión de la fe católica. «Cuando son pequeños, es la ventana de oportunidad: catequesis, doctrina, enseñarles a dar las gracias… todo lo que puedas, sabiendo que no transmitirás la fe a tu hijo si tú no te la crees», insiste. La segunda etapa es la adolescencia. ¿La propuesta de Cabanes? «Hay que dar un paso atrás y dejar que se la peguen», dice, porque «si les has educado bien, ahora están verificando lo que les interesa».
 
En ambos momentos, los padres se deben arropar por su tribu, en la que se incluyen realidades como el grupo de amigos, la parroquia o el colegio. Frente a la tentación de convertir estas comunidades en guetos o búnkeres, Cabanes advierte de que «los tiempos que corren exigen cierta protección pero la vida cristiana exige difusión; has de tener algo de benedictino y algo de paulino, y la clave está en el equilibrio».

Rescatar al hombre

En relación a la escuela, señala el director del Abat Oliba Spinola, que «hoy solo son posibles los colegios de evangelización, que se basan en dar por hecho que las familias que acuden a él no son católicas». Cabanes insiste también en que los frutos de un centro educativo católico no son solamente conversiones. «Primero –enumera–rescatamos al hombre; luego, al estudiante, y después, al cristiano: lo que convierte a un colegio en ‘católico’ es la mejora en estos ámbitos… llegando hasta el tercero».

«La clave es crear un lugar donde los hombres pueden reconocer su humanidad»

La acogida exige un camino de educación

Cabanes también habla en la entrevista sobre la iniciativa que comparte con otras familias: entre todos tienen alquilada una masía –una casa de campo catalana– en la que se juntan los veranos y a la que invitan siempre a gente. «La clave es crear un lugar donde los hombres pueden reconocer su humanidad, y donde hay unas normas que nos rescatan a nosotros pero que no se cierran al mundo», explica.

Sobre la acogida, Cabanes destaca que «si acoges y no exiges un camino de educación, estás malcriando a la persona, y los malcriados suelen salir peor». Sucede sobre todo, explica, con los casos de drogadicción: «Has de dejar que toquen fondo; si no, no hay nada que hacer». «La acogida –añade– ha de ser «directamente proporcional a tus fuerzas», y concluye: «Como todo en la vida cristiana, es una vocación, no puede ser un deber».
 

Otros artículos de Expertos

Persiguiendo la falsa felicidad

Persiguiendo la falsa felicidad

Reflección en Nueva York: Hace pocos días tuve la oportunidad de estar en Nueva York, una ciudad única por su inmenso entramado de rascacielos algunos de ellos tan icónicos que, seguro que los has visto una y otra vez en las películas, sus emblemáticos espectáculos de...

La información, un negocio que no sirve a la verdad

La información, un negocio que no sirve a la verdad

Su verdad Algunos medios de comunicación no describen la realidad tal cual es, sino que confeccionan e imponen una realidad: La que ellos cuentan. Esa realidad basta con que sea novedosa y sensacionalista. Resulta indiferente que sea verdadera. Esto acarrea funestas...

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Mi hermano Gilbert Una editorial universitaria, Ediciones More, acaba de publicar por primera vez en español un libro de indudable interés para todos los admiradores de Gilbert Keith Chesterton, del que se cumplen 150 años de su nacimiento. Fue un libro escrito por su...

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.

 

El hombre biónico
Gerardo Ferrara - Expertos - ETWN

Transhumanismo

«El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial, pero también sus carencias: «Eso no es lo que logra erigir un mundo, igual que no lo son otros procesos obligatorios de la vida, como el trabajo y el consumo». La filósofa posiblemente desconocía la expresión «inteligencia artificial», acuñada solo dos años antes y aún con poco recorrido fuera de los entornos estrictamente informáticos. Pero la describió con puntería sintética en su monumental ensayo de 1958, donde incidía en la rapidez no solo de las computadoras, sino de la manera en que empezaban a convivir con las personas. «La embestida de la velocidad», resumía la autora. Una tendencia que ha cristalizado en un hecho que hoy nadie discute: la tecnología lo inunda todo e influye en la evolución humana a un ritmo endiablado.

Tom Chatfield, tecnólogo y columnista de la BBC, propuso recientmente equiparar los 4.700 millones de años de nuestro planeta a las 24 horas de un día: «Solo los últimos 20 minutos han visto el surgimiento de los mamíferos, lo medianamente humano ha existido durante aproximadamente un minuto y la historia registrada de la humanidad abarca la última décima de segundo –la Revolución Industrial cinco milésimas–, momento en el que nuestra analogía se vuelve demasiado microscópica para ser útil». Chatfield no pretendía dar una lección de humildad, sino todo lo contrario: «Incluso en el contexto de varios miles de millones de años de historia, los últimos siglos humanos han sido asombrosos. Nuestra especie ha remodelado la biosfera de su planeta, y es la causa de cambios en el terreno, los océanos y el clima a una escala que solo los impactos de asteroides o siglos de erupciones volcánicas apocalípticas igualaron anteriormente». Y remata: «Hemos introducido algo exponencial en las ecuaciones del tiempo planetario, y ese algo es la tecnología».

Año 2021 fecha del artículo: «No es descabellado que en 20 años llevemos el teléfono implantado en el cerebro» 

El hombre y la máquina

Esa cualidad exponencial quedó reflejada en la ley de Moore (formulada en 1965 por Gordon E. Moore, cofundador de Intel), según la cual aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador. En los próximos dos años veremos el mismo progreso en computación que en toda su historia. Y, como apunta Chatfield, si dejáramos que esta evolución vertiginosa siguiera su inercia natural, la tecnología alcanzaría un punto de no retorno en el que tomaría el control y se autodiseñaría dejando a la humanidad fuera del circuito, lo que se conoce como el mito de la singularidad.

Estamos lejos de algo así, pero ya hemos sobrepasado muchos hitos hasta hace poco solo concebibles en películas de ciencia ficción. Hoy existen exoesqueletos capaces de levantar 20 veces el peso de una persona o chips que se implantan en la retina y logran que individuos con determinadas patologías oculares recuperen la vista. La empresa Neuralink, fundada por Elon Musk, desarrolla un implante neuronal que será la interfaz cerebro-máquina definitiva, y el ser humano podrá instalarse software para curar enfermedades o, directamente, aumentar sus capacidades. Ya está en una fase muy avanzada: en una de sus pruebas recientes, lograron que un chimpancé jugase a un videojuego con la mente, sin usar las manos.

Estos son solo unos pocos ejemplos que dan una idea de en qué punto de desarrollo tecnológico nos encontramos. En 2020 se concedieron casi tres millones y medio de patentes, una cada diez segundos y más del doble que en 2015, según la Oficina Mundial de Patentes. «Es una carrera tan veloz que es inútil tratar de hacer predicciones», explica Román Abadías, codirector de la multinacional de telecomunicaciones Teltronic y autor de Aporía: La curiosidad mató al gato de Schrödinger. «En 2018, los expertos decían que la supremacía cuántica tardaría unos 20 años en llegar. China la alcanzó apenas tres años después, logrando que un ordenador cuántico superara la capacidad de cálculo de la computación clásica». Y añade: «No es descabellado que en dos décadas llevemos el teléfono implantado en el cerebro y nos comuniquemos por una red neuronal de humano a humano».

Banner a Definir 300 x 1050 px
¿QUIERES COLABORAR CON EXPERTOS EWTN?

Si quieres apoyar la difusión de la verdad y la defensa de principios y valores, postúlate como VOLUNTARIO para participar como Columnista Experto. Completa el sigiente formulario con todos tus datos.

«

Año 2024: Elon Musk y el primer implante cerebral en un humano: los resultados muestran “una prometedora detección de picos neuronales”

Humanos de 100 años

Este ingeniero apunta a una confluencia inevitable de todas las disciplinas: «Estamos en un crecimiento tecnológico abrupto que tiene mucho que ver con la inmediatez en las comunicaciones, en tener toda la información de forma instantánea, y no solo la tecnología electrónica crece de manera exponencial, también la medicina, la biología…». Y pone un ejemplo: «En 1930, la vida media en España era de 50 años. Hoy es de 84 y, en 2050, es posible que la gente llegue a los 100 años con una cierta calidad de vida gracias a la biotecnología».

Los avances ya no se materializan solo en aparatos externos, sino que empiezan a integrarse en los propios individuos en forma de implantes o modificaciones genéticas. Algunas voces comienzan a hablar de una nueva fase de nuestra especie, que denominan extraoficialmente homo digitalis. «En la medida en que la tecnología nos permita modificar directamente nuestro genoma en la línea germinal, esto es, en los genes de óvulos y espermatozoides o embriones de pocos días, sí pue- de tener repercusión evolutiva», apunta Antonio Diéguez, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Málaga. «Se podría conseguir, por ejemplo, que desaparezcan determinados alelos que producen ciertas enfermedades como la fibrosis quística, o añadir alelos artificiales que pudieran potenciar cualidades o incluso insertar en el ser humano otras nuevas que nunca tuvo previamente, como la capacidad de ecolocalización de los murciélagos, o ver en el ultrarrojo y el ultravioleta», continúa.

El experto añade: «Por el momento no pasa de la teoría, pero si se diera, debería aplicarse de forma generalizada. Solo así habría una evolución en la condición del ser humano». Se refiere a casos como el de Altos Labs, la start-up de Silicon Valley financiada por Jeff Bezos y otros fondos millonarios para la investigación de fórmulas de longevidad. «Si consiguieran descubrir qué gen hay que modificar para vivir 200 años y solo se aplicara a los más ricos, se introducirían los alelos en una parte pequeña de la población, y eso añadiría desigualdades biológicas a las desigualdades económicas», concluye Diéguez.

Limitar el poder

El transhumanismo, una corriente aún heterogénea pero cada vez más visible y definida, defiende la mejora del ser humano por medio de la tecnología, y los más radicales lo estiran hasta el poshumanismo, un estado en el que volcaríamos nuestras experiencias mentales (contenidos sinápticos, recuerdos, emociones…) en un organismo cibernético o una nube virtual, de manera que podríamos alojarnos en un mundo digital, desprendernos de nuestro cuerpo y, por extensión, del sentido renacentista del humanismo. No en vano, uno de sus impulsores más acérrimos, el filósofo Nick Bostrom de la Universidad de Oxford, defiende «el bienestar de toda entidad con capacidad sensitiva, ya sean inteligencias humanas, artificiales, especies animales… e incluso especies extraterrestres si las hay».

Sin necesidad de llegar tan lejos, Marta García Aller, periodista y autora de Lo imprevisible: Todo lo que la tecnología quiere y no puede controlar, recela incluso del término medio: «Son muchas las transformaciones que la tecnología está pro- vocando y acelerando, y cambian muchas de las reglas del juego que venían del siglo XX. Ya no encajan, es un corsé que queda obsoleto para este siglo, y todavía no tenemos las perspectiva suficiente para entender la profundidad del cambio, y mucho menos para ponerle un nombre». Respecto a la mejora del ser humano por medio de la tecnología, expone: «A lo largo de la historia, la hemos utilizado para enormes beneficios en la salud y en el bienestar de la humanidad, pero también para destruirnos los unos a los otros. No creo que esas innovaciones vayan a sacar solo lo más virtuoso del alma humana. Por eso deberemos poner límites a tanto poder en tan pocas manos, que es lo que está pasando con la inteligencia artificial y el mundo conectado. Hay que estar alerta».

García Aller argumenta, en este sentido: «No olvidemos que las empresas tecnológicas, fundamentalmente, quieren ganar dinero. Que nos instalen chips en el cerebro o en la muñeca para entrar y salir del trabajo sin tener que llevar una tarjeta, simplemente con biometría, no es necesariamente una solución para hacernos la vida más cómoda; supone que pueden tenernos más controlados». La autora matiza: «No debemos pensar en Black Mirror ni en un señor maligno que acaricia un gato mientras piensa en dominar el mundo. Lo que debe inquietarnos es que por tener un móvil implantado en el cerebro en lugar de en la palma de nuestra mano no nos vamos a volver superhumanos necesariamente. Tal vez incluso sea una involución, nos puede volver más superficiales y previsibles, porque igual que ahora perdemos tan- to tiempo viendo vídeos insustanciales en Instagram, lo tendríamos más fácil aún. Las notificaciones, que son interrupciones constantes, están poniendo a prueba la capacidad de los humanos para focalizar nuestra atención. Y cuanto más nos conectamos, más necesarias se vuelven prácticas como la meditación y el mindfulness, cosas que antes no hacía falta enseñar a los niños en las escuelas, cuando estaban acostumbrados a aburrirse».

Antonio Diéguez: «La tecnología podría llegar a tener una repercusión evolutiva si consigue modificar nuestro genoma»

Un chip en la cabeza

Y concluye: «Un chip en la cabeza nos puede convertir en hámsteres que están todo el rato dando vueltas buscando una recompensa, esos ‘me gusta’ que nos generan dopamina. Convertir a los humanos en cyborgs no necesariamente nos mejora, porque no siempre más tecnología nos lleva a más sofisticación, y podemos acabar crónicamente amuermados viendo una pantalla que ya no tenemos ni que encender».

La directora del Instituto de Bioética de la Universidad Francisco de Vitoria, Elena Postigo, define el transhumanismo como un movimiento cultural que tiene como finalidad mejorar la especie humana para llevarla a otro nivel y eliminar aspectos indeseados, incluso la mortalidad. «Esto coincide en parte con los fines de la medicina tradicional, enfocada en tratar y evitar enfermedades y alargar la esperanza de vida», explica. Pero matiza: «El problema está en los medios, como el mejoramiento mediante la edición genética, el mejoramiento cognitivo, mental, psíquico, mediante nanochips, sustancias… o el mejoramiento afectivo mediante oxitocinas, fermononas…, por no hablar del trasvase del contenido sinóptico para tener una existencia posbiológica».

En este sentido, Postigo menciona la negación del límite del homo sapiens en muchos de los transhumanistas: «Dicen que somos chatarra biológica y quieren arreglarla. Pero los problemas vienen en el plano práctico. Quienes nos dedicamos a la bioética tenemos que hacer un esfuerzo para analizar qué riesgos plantea cada una de estas intervenciones. No es lo mismo implantar un nanochip en la mano que en el cerebro, porque la interfaz cerebro-ordenador se usa con una finalidad terapéutica, pero abre ciertas puertas nada deseables como, por ejemplo, un hackeo del propio individuo». Y apunta a otro de los grandes riesgos de la mejora humana: la generación de desigualdades. «Habermas hablaba de humanos no mejorados porque así lo han decidido, de trashumamos y de poshumanos. ¿Qué sucedería en una sociedad en la que conviven seres imperfectos, otros perfeccionados por edición genética o nanochips y poshumanos o robots? Es en este escenario donde podemos incurrir en injusticias y discriminación. Hay que apostar por un buen uso, prudencial y sapiencial, de la ciencia y la técnica para la plena realización de las personas no solo a nivel físico, sino teniendo en cuenta nuestra responsabilidad sobre las generaciones futuras y el planeta».

 

Jugar a ser Dioses

Jon Rueda, doctorando en Filosofía por la Universidad de Granada con numerosas publicaciones sobre bioética, inteligencia artificial y neurociencia, opina que hay que ser prudentes a la hora de valorar el transhumanismo, la mejora humana o la implantación de cyborgs: «Hay que bajar el debate a un nivel menos macro, a cómo puede pensar la gente sobre estas tecnologías desde la moralidad a nivel individual, porque muchas tecnologías están destinadas a curar enfermedades, algo que ya hacemos y que está aceptado por la mayoría, pero también sirven para mejorarnos, y ese es el debate moral que aún no hemos solucionado». El experto advierte de que es problemático tener un posicionamiento genérico en contra o a favor de la mejora, y es mejor ir caso por caso, analizar qué tipo de interacciones tecnológicas son éticas y cuáles no, qué potenciales tienen algunas tecnologías, etc.: «Hoy no existe un consenso, porque el debate siempre ha estado polarizado, y encuentras defendiendo la misma postura a perfiles muy diferentes. Ves en contra de la mejora por la tecnología a personas que se les considera bioconservadores, a gente progresista que piensa que puede generar desigualdades, a gente sencillamente de ideología conservadora que piensa que esa práctica equivale jugar a ser dioses…».

Rueda opina que deberíamos tener ya una opinión pactada al respecto cuando todo esto llegue: «Debemos darle ya un enfoque anticipatorio porque aún son tecnologías emergentes, en desarrollo, y no sabemos el potencial real de sus posibles aplicaciones. Esto es ventajoso porque nos permite ir abriendo el debate ético, tenemos la oportunidad de ver cómo podemos gobernar estas tecnologías de manera que beneficien al conjunto de la sociedad». Y advierte: «El problema es dejar que las tecnologías lleguen y estos debates vayan por detrás».

Al igual que su colega Elena Postigo, opina que la desigualdad es uno de los temas fundamentales que se deben tratar, porque las tecnologías de mejora serán caras: «La reproducción asistida puede llegar a costar 15.000 euros. ¿Cuánto podría costar la edición genética? Podemos prever que pasará lo mismo con las tecnologías de mejora, que serán solo algo al alcance de unos pocos a no ser que estén subvencionadas con dinero público». Rueda admite: «Hay quien puede decir que eso ha pasado siempre con los avances tecnológicos, por ejemplo, los móviles, que pasaron de ser algo elitista a democratizarse». Sin embargo, defiende que el problema es que aquí repercute más profundamente en el individuo: «Por eso no hay que prohibirlas o hacerlas obligatorias, o si no subvencionar, por ejemplo, mediante impuestos, las tecnologías que hayan generado un consenso sobre que mejoran a los individuos y a la sociedad en su conjunto».

 

 

«El poshumanismo defiende llegar a un estado en el que volquemos nuestras experiencias mentales en un organismo cibernético o una nube virtual»

Legislar sobre tecnologías disruptivas

El último informe ESPAS de la Unión Europea incluye entre los retos para 2030 «anticiparse y legislar sobre las tecnologías disruptivas», y reconoce expresamente que su potencial puede ser tan positivo como negativo. «El concepto ético debemos tenerlo claro, superar los sesgos», dice Román Abadías, y se pregunta: «¿Qué pasará cuando vaya un niño al colegio y esté mejorado con 128 gigas de información extra o lleve una calculadora integrada? Eso puede pasar, y si no está regulado, se generarán desigualdades desde la base». Y añade: «Se trata de que el sistema educativo se dé cuenta de que el conocimiento y la información cada vez tendrán menos valor, y deberá centrarse en enseñar cómo usarlos de la mejor manera, porque siempre los tendremos a nuestra disposición. Y eso empieza por saber discernir lo que es cierto de lo que no, lo que es útil de lo que no».

En cualquier caso, estamos lejos aún de poder afirmar que nos encontramos en una transición que nos llevará más allá del homo sapiens a lomos de la tecnología. «Según la ley de Moore, se podría llegar a un circuito con tantos componentes como tiene un cerebro», opina Enrique Dans, profesor de Innovación y Tecnología en el IE Business School. «Pero falta algo muy importante: cuando dos neuronas transmiten información, no es una mera corriente eléctrica; es un espacio sináptico que aún no hemos llegado a comprender. Por eso, de momento, las conexiones que realicemos en un cerebro artificial no llegarán a ser exactamente iguales que en uno real, y no estamos evolucionando nada». Y concluye: «El homo sapiens ha sido capaz de modificar su entorno de tal manera que hemos llegado a un desarrollo de la información impensable hasta hace nada. Esto cambia la esencia y las características de una civilización. Pero no las de la especie humana».

por LUIS MEYER. Ilustración  CARLA LUCENA

ETIC Noviembre de 2021

EWTN defiende la libertad de opinión.  Los conceptos vertidos en el artículo son de exclusia responsabilidad de sus autores. 

Otros artículos de Expertos

Persiguiendo la falsa felicidad

Persiguiendo la falsa felicidad

Reflección en Nueva York: Hace pocos días tuve la oportunidad de estar en Nueva York, una ciudad única por su inmenso entramado de rascacielos algunos de ellos tan icónicos que, seguro que los has visto una y otra vez en las películas, sus emblemáticos espectáculos de...

La información, un negocio que no sirve a la verdad

La información, un negocio que no sirve a la verdad

Su verdad Algunos medios de comunicación no describen la realidad tal cual es, sino que confeccionan e imponen una realidad: La que ellos cuentan. Esa realidad basta con que sea novedosa y sensacionalista. Resulta indiferente que sea verdadera. Esto acarrea funestas...

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Mi hermano Gilbert Una editorial universitaria, Ediciones More, acaba de publicar por primera vez en español un libro de indudable interés para todos los admiradores de Gilbert Keith Chesterton, del que se cumplen 150 años de su nacimiento. Fue un libro escrito por su...

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.

 

Vivir como si Dios existiera. Una propuesta para Europa
Gerardo Ferrara - Expertos - ETWN

El valor de la Trascendencia

Vivir como si Dios existiera. Una propuesta para Europa. Es imposible encontrar una expresión más sugerente y necesaria ante el momento en el que vivimos. Desde hace décadas, Europa vive en el ámbito público como si Dios no existiera. Hemos ido perdiendo y abandonando, sin explicación ni justificación alguna, el significado, el valor de la trascendencia, tras la imposibilidad de introducirlo en el preámbulo de la fallida constitución europea.

El extremo desorden social que hoy nos caracteriza es la lógica consecuencia, tal y como Ricardo Calleja recoge en la introducción de su libro, tomado de las palabras del Papa Benedicto: «Una sociedad en la que Dios está ausente, una sociedad que ya no le conoce y que lo trata como si no existiera, es una sociedad que pierde su criterio». Y añade: «Se nos ha asegurado que se alcanza la libertad en una sociedad cuando Dios muere. Pero sucede lo contrario, la muerte de Dios en una sociedad también significa el fin de la libertad». Esas palabras nos traen a la memoria que una libertad sin límites no es libertad, sino que te arrastra a la esclavitud, porque no hay libertad para hacer el mal, solo hay libertad para hacer el bien.

» la muerte de Dios en una sociedad también significa el fin de la libertad»

Crisis de civilización

Esta pérdida del significado de la trascendencia, de la pérdida de fe, constituye la causa entre las causas de la crisis de civilización que vivimos. El título escogido, por ello, es también una denuncia, porque señala el objetivo que algunos, bastantes o muchos, pretenden, que es reemplazar, sustituir y destruir un orden social basado en fundamentos cristianos por un implacable desorden social. Este objetivo está de plena actualidad en España donde una asociación y suma de leyes y sentencias de un Tribunal Constitucional, están tratando de desafiar y reinventar la naturaleza humana.
 
Pero el título del libro nos recuerda que, en muchas ocasiones, el principal adversario de nuestros fundamentos está dentro de nosotros mismos. Porque esta moda dominante de agresión a nuestros fundamentos nos está haciendo dudar, más de lo debido, a los que afirmamos nuestra fe, entre adaptarnos a este nuevo desorden social y una actitud basada en la resistencia, la denuncia y la propuesta de una alternativa.
 
Muchas veces el problema somos nosotros mismos porque hemos permitido que un sentimiento de derrota se introduzca y apodere, más de lo aceptable y necesario, dentro de nosotros, haciendo que, en ocasiones, nos conformemos y aceptemos encerrar nuestra fe en un ámbito privado, en familia o instituciones, apartándonos del debate cultural y antropológico en el conjunto de nuestra sociedad. Quienes impulsan este nuevo orden social son implacables cuando te ven dubitativo, agazapado, dormido y derrotado.

«

«La cohesión está en los valores eternos y todo lo demás es peligroso». Jose Antonio Marina

Fundamentos Cristianos

Por todo ello, esta colección, queccomienza con este libro, tienen como objeto ofrecer luz en momentos de oscuridad, en etapas de tránsito, de transición, de debilidad, de decadencia de Occidente. Son luz para buscar la verdad, para encontrar ese difícil equilibrio entre la no imposición de nuestra fe y simultáneamente, el hecho de no esconderla. Luz para comprender y explicar la totalidad y globalidad del proyecto que tenemos enfrente, y coraje y valor para no aceptar esta moda dominante, crecientemente totalitaria y hostil. La luz y el coraje constituyen las dos caras de una misma moneda. No hay coraje sin luz, sin búsqueda de la verdad, y la luz resulta inútil sin coraje, sin valor. Hay que alejarse y rechazar el silencio, que se ha convertido en el aliado principal en el intento de implantación de este nuevo orden social.
 
Todos los que detestan los fundamentos cristianos de nuestra civilización se han unido en este proyecto destructivo, esto es: el materialismo, el marxismo, el positivismo jurídico y el dinero. No solo hay que vencer el miedo reverencial de esta moda dominante, ajena y extrema a nuestras convicciones, sino que tenemos que superar el temor que se ha apoderado de una parte de nosotros mismos. Se precisa más iniciativa, más presencia, más movilización, más unión que nunca por parte de quienes compartimos estos fundamentos. Porque todo lo que no suma, resta. Todo lo que suma, multiplica. Todo lo que resta, divide. Todo lo que no sea capaz de sumar, ósea encerrarnos en nosotros mismos, al final significa nuestra incomparecencia en el ámbito público.
 

Sabemos que nuestra civilización, cualquier civilización, necesita la recuperación del significado de la trascendencia, de la fe, porque si no se recupera, no habrá civilización. De ahí que nuestro desafío, no solo nos afecta a nosotros, los creyentes, sino que implica al conjunto. Nuestro reto es el reto de la civilización.

por Jaime Mayo Oreja de la Fundación NEOS
Libro de Ricardo Calleja
Colección Pensar Europa

Otros artículos de Expertos

Persiguiendo la falsa felicidad

Persiguiendo la falsa felicidad

Reflección en Nueva York: Hace pocos días tuve la oportunidad de estar en Nueva York, una ciudad única por su inmenso entramado de rascacielos algunos de ellos tan icónicos que, seguro que los has visto una y otra vez en las películas, sus emblemáticos espectáculos de...

La información, un negocio que no sirve a la verdad

La información, un negocio que no sirve a la verdad

Su verdad Algunos medios de comunicación no describen la realidad tal cual es, sino que confeccionan e imponen una realidad: La que ellos cuentan. Esa realidad basta con que sea novedosa y sensacionalista. Resulta indiferente que sea verdadera. Esto acarrea funestas...

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Mi hermano Gilbert Una editorial universitaria, Ediciones More, acaba de publicar por primera vez en español un libro de indudable interés para todos los admiradores de Gilbert Keith Chesterton, del que se cumplen 150 años de su nacimiento. Fue un libro escrito por su...

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.

 

Deconstruyendo la historia, la ciencia y la razón.
Gerardo Ferrara - Expertos - ETWN

Posmodernismo y teoria crítica

Claudine Gay, rectora de la Universidad de Harvard, dimitió tras ser interrogada en una comisión parlamentaria sobre el antisemitismo en la Universidad. Ante la pregunta de si la petición por de un genocidio judío, hecha por manifestantes n su universidad, viola el código ético de Harvard, Gay contestó que «depende del contexto». Esta barbaridad generó un escándalo. Los parlamentarios estudiaron su obra y encontraron plagio en su tesis doctoral y en varios de sus trabajos. Finalmente, dimitió. 

Politóloga, Gay pertenece a esa casta universitaria forjada en el posmodernismo y en la teoría crítica, empeñada en la reivindicación racial y de género. Su tarea no es la ciencia, sino deconstruir lo existente para preparar el camino a la «transformación». Por eso, cuando dijo «depende del contexto» se refería a que la ética o el hecho contrastado y empírico solo son un conjunto de perspectivas subjetivas, manejables según la interpretación de quien lo oiga o vea. Esta negación de la verdad es el cinismo que está destruyendo nuestra cultura.

«Su tarea no es la ciencia, sino deconstruir lo existente para preparar el camino a la «transformación».»

La felicidad por la suma y por la resta

Steven Pinker, psicólogo, demostró en «Racionalidad» (2021) que en la Universidad prima el sesgo ideológico más que la razón y la ciencia. Esto es demoledor en Humanidades y Ciencias Sociales, donde funcionan los códigos de tribu, la ideología militante y el empeño en una función social transformadora que, a la postre, acaba opacando el sentido de la profesión y asfixiando la investigación y el progreso cultural.

La palabra clave en ese proceso de degradación es «posmodernismo», consistente en deconstruir la historia, la ciencia y la razón porque se consideran instrumentos de dominación. En su lugar se prioriza el desagravio a los colectivos identitarios considerados oprimidos: mujeres, no blancos, LGTB, o los que tienen alguna peculiaridad física, como la obesidad.

El propósito es la justicia social, de ahí que se presenten como reivindicativos y condenen a los que no coinciden con su labor evangelizadora. Su arma es el lenguaje, la creación de palabras nuevas y el destierro de otras consideradas «opresoras». Esto pasa por destruir los valores clásicos, la educación tradicional, las costumbres, la cultura, y la exclusión de quienes no comulgan con el posmodernismo. A esto ellos lo llaman «progresista».

«

«posmodernismo», consistente en deconstruir la historia, la ciencia y la razón porque se consideran instrumentos de dominación.

Retórica de la farsa

Esa mentalidad surgió hace décadas y tuvo una vuelta de tuerca a principios del siglo XXI, cuando pasó de la Universidad al activismo callejero y la política. Lo que ha llevado a la imposición de obligaciones morales en la investigación, como, por ejemplo, la perspectiva de género aunque no venga al caso, o la priorización en el estudio de los «oprimidos» por razón de su sexo, raza, clase y demás, sobre todo, si hay interseccionalidad, es decir, la combinación de varias «opresiones».

Cualquiera que esté en la Universidad sabe de qué estoy hablando. Helen Pluckrose y James Lindsay analizan este fenómeno en «Teorías cínicas» (Alianza) con el subtítulo: «Cómo el activismo académico hizo que todo girara en torno a la raza, el género y la identidad, y por qué esto nos perjudica a todos» .

Los dos autores comenzaron su andadura con un artículo titulado «El pene conceptual como constructo social», publicado por la revista científica «Cogent Social Sciences» en 2017. El texto era una parodia pero pasó el examen. Los autores decían que el pene no es biológico, sino un artefacto cultural para el dominio patriarcal y la opresión de las mujeres. En su tesis no había fundamentación científica, sino retórica posmoderna. El artículo dejó en ridículo al mundo académico porque demostró que no importaba la ciencia, sino el discurso político. Ahora ambos autores han dado un paso más y han catalogado la farsa en lo que llaman «teorías cínicas».

Cuatro teorias cinicas

Lindsay y Pluckrose señalan los cuatro temas del posmodernismo universitario, que bebe de filósofos del XX como Derrida y Foucault: el borrado de límites (cualquiera puede sentirse mujer, por ejemplo), el poder creador del lenguaje (la neolengua orwelliana), el relativismo cultural (es lo mismo la Sinfónica de Londres que un tío con un bongo) y la negación del individuo en beneficio de los colectivos identitarios oprimidos y victimizados. A partir de aquí, analizan cuatro teorías cínicas que vamos a ilustrar con ejemplos.

La teoria poscolonialista se basa en rebajar la importancia de la civilización occidental haciéndola culpable de la situación del resto del mundo. De hecho, los posmodernos dicen que la alfabetización o la medicina tradicional fueron herramientas imperialistas. Un ejemplo de esta tendencia es Urtasun, ministro de Cultura, que anunció acciones contra la «cultura colonial» en los museos de España por su presencia en América y África.

Luego está la teoría queer, que se fundamenta en decir que el sexo biológico es un constructo sociocultural para la opresión y que el género son las normas obligadas para esa dominación. Hablan así de «falocentrismo» en una sociedad construida para «el macho» y de la necesidad de borrar las categorías de hombre y mujer, como ha hecho en España el Ministerio de Igualdad. Esto es insultante para los que se sienten según su biología porque se les priva de identidad, dicen Lindsay y Pluckrose, o para los que no hacen de su sexualidad un problema político. El asunto va más allá: la Asociación Estadounidense de Psicología considera la «masculinidad tradicional» como una enfermedad mental.

«Su tarea no es la ciencia, sino deconstruir lo existente para preparar el camino a la «transformación».»

La teoría crítica de las razas, la de Claudine Gay, se basa en exaltar a las no blancas como forma de desmontar el «patriarcado blanco heteronormativo». Su cultura y su historia son mejores que «la blanca», y si no han sobresalido más ha sido por la opresión racial. ¿Cómo se demuestra que uno no es racista? Pues nombrando rectora de Harvard a una mujer negra posmodernista sin verificar su currículum, como Claudine Gay. Por cierto, Gay se victimizó al decir que la criticaban no por plagiar y relativizar la petición de un genocidio judío, sino por ser negra y mujer.

Lo mismo pasa con la gordura, defendida como contraposición a la opresión «fascista» del cuerpo perfecto. Esta teoría es proclive a la interseccionalidad con la discriminación de las mujeres. Es el llamado «feminismo gordo». Un ejemplo es Ángela Rodríguez, ex secretaria de Estado de Igualdad, que asegura que se la discrimina por «feminista, gorda y bisexual», y asegura que «a las gordas también nos violan».

En suma, el magnífico libro de Lindsay y Pluckrose observa que el problema está en que esa Universidad está creando una élite escéptica con la ciencia y la razón, obsesionada con la identidad, que ve dinámicas de poder opresivas por doquier, que politiza la vida privada y que aplica la ética de forma desigual, según el colectivo afectado. Por eso, esos estudiantes de Harvard pidieron el genocidio judío y Claudine Gay no lo condenó.

por JORGE VILCHES   La Razon

 

Otros artículos de Expertos

Persiguiendo la falsa felicidad

Persiguiendo la falsa felicidad

Reflección en Nueva York: Hace pocos días tuve la oportunidad de estar en Nueva York, una ciudad única por su inmenso entramado de rascacielos algunos de ellos tan icónicos que, seguro que los has visto una y otra vez en las películas, sus emblemáticos espectáculos de...

La información, un negocio que no sirve a la verdad

La información, un negocio que no sirve a la verdad

Su verdad Algunos medios de comunicación no describen la realidad tal cual es, sino que confeccionan e imponen una realidad: La que ellos cuentan. Esa realidad basta con que sea novedosa y sensacionalista. Resulta indiferente que sea verdadera. Esto acarrea funestas...

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Un retrato de GILBERT KEITH CHESTERTON

Mi hermano Gilbert Una editorial universitaria, Ediciones More, acaba de publicar por primera vez en español un libro de indudable interés para todos los admiradores de Gilbert Keith Chesterton, del que se cumplen 150 años de su nacimiento. Fue un libro escrito por su...

¿Importa a alguien que seamos éticos?

¿Importa a alguien que seamos éticos?

Importancia de la ética La ética sucede de manera implícita, la mayoría de las personas no tomamos nota que la vida en sociedad nos exige confiar nuestra integridad física, mental y emocional al «otro», al tiempo que se espera de cada uno responsabilidad, eficiencia y...

Desmemoria histórica

Desmemoria histórica

Amañar el pasado Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento y dominación de la sociedad. Quien tiene el poder de inventarse el pasado, puede disponer a su antojo del presente y el futuro. Resulta imprescindible garantizar a los ciudadanos la...

Familia y Valores

Familia y Valores

El papel que toca desempeñar Los valores nacen y se desarrollan cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo...

El laicismo agresivo

El laicismo agresivo

Secularizar la democracia   En las actuales sociedades occidentales, algunos se empeñan en secularizar la democracia. ¿Qué significa esto? Pues que la ordenación de la vida pública debe hacerse bajo una visión estrictamente laica, excluyendo la visión religiosa....

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Tres claves para transmitir la fe a tus hijos

Transmitir la Fe Transmitir la fe católica a la siguiente generación es una de las preocupaciones principales de las familias cristianas. Más aún en un contexto complicado: según la ultima encuesta del Centro de Investigaciones Sociologicos, el 39,9 % de la población...

El hombre biónico

El hombre biónico

Transhumanismo «El poder superior de una máquina se manifiesta en su velocidad, que es mucho mayor que la del proceso del cerebro humano a la hora de calcular las consecuencias». Hannah Arendt señalaba en La condición humana las virtudes de la inteligencia artificial,...

EWTN España y todas sus actividades se sostienen con las donaciones de los benefactores.

Ayúdanos para continuar nuestra misión de llevar la luz del Evangelio a todas las familias.

EWTN España, la alegría y el orgullo de ser católicos.